Convocado el Año de San José

Con ocasión del 150 aniversario de la declaración de San José como patrono y protector de la Santa Iglesia, el Papa Francisco ha convocado un Año Santo de San José, desde el 8 de diciembre de 2020 al 8 de diciembre de 2021. Como todo año Santo, hay posibilidad de lucrar indulgencias plenarias. Es una gracia extraordinaria que puede ser aplicada por las personas que han fallecido durante esta pandemia y que no han podido ser atendidos como la Iglesia desea atender a sus hijos en el momento de su fallecimiento, orando y pidiendo para ellos la salvación eterna.

 

En este Año Santo de San José, la indulgencia plenaria se concede en las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración según las intenciones del Santo Padre) a los fieles que, con espíritu desprendido de cualquier pecado, participen en el Año de San José en las ocasiones y en el modo indicado por esta Penitenciaría Apostólica.

 

  • San José, auténtico hombre de fe, nos invita a redescubrir nuestra relación filial con el Padre, a renovar nuestra fidelidad a la oración, a escuchar y responder con profundo discernimiento a la voluntad de Dios. La Indulgencia plenaria se concede a aquellos que mediten durante al menos 30 minutos en el rezo del Padre Nuestro, o que participen en un retiro espiritual de al menos un día que incluya una meditación sobre San José;

 

  • El Evangelio atribuye a San José el título de "hombre justo" (cf. Mt 1,19): él, guardián del "íntimo secreto que se halla en el fondo del corazón y del alma",(1) depositario del misterio de Dios y, por tanto, patrono ideal del foro interior, nos impulsa a redescubrir el valor del silencio, de la prudencia y de la lealtad en el cumplimiento de nuestros deberes. La virtud de la justicia practicada de manera ejemplar por José es la plena adhesión a la ley divina, que es la ley de la misericordia, "porque es precisamente la misericordia de Dios que lleva a cumplimiento la verdadera justicia"(2). Por lo tanto, aquellos que, siguiendo el ejemplo de San José, realicen una obra de misericordia corporal o espiritual, también podrán lograr el don de la Indulgencia plenaria;

 

  • El aspecto principal de la vocación de José fue ser custodio de la Sagrada Familia de Nazaret, esposo de la Santísima Virgen María y padre legal de Jesús. Para que todas las familias cristianas sean estimuladas a recrear el mismo clima de íntima comunión, amor y oración que se vivía en la Sagrada Familia, se concede la Indulgencia Plenaria por el rezo del Santo Rosario en las familias y entre los novios.

 

  • El 1 de mayo de 1955, el Siervo de Dios Pío XII instituyó la fiesta de San José obrero, "con la intención de que todos reconozcan la dignidad del trabajo y que ella inspire la vida social y las leyes fundadas sobre la equitativa repartición de derechos y de deberes”.(3). Podrá, por lo tanto, conseguir la indulgencia plenaria todo aquel que confíe diariamente su trabajo a la protección de San José y a todo creyente que invoque con sus oraciones la intercesión del obrero de Nazaret, para que los que buscan trabajo lo encuentren y el trabajo de todos sea más digno.

 

  • La huida de la Sagrada Familia a Egipto "nos muestra Dios está allí donde el hombre está en peligro, allí donde el hombre sufre, allí donde huye, donde experimenta el rechazo y el abandono” (4). Se concede la indulgencia plenaria a los fieles que recen la letanía de San José (para la tradición latina), o el Akathistos a San José, en su totalidad o al menos una parte de ella (para la tradición bizantina), o alguna otra oración a San José, propia de las otras tradiciones litúrgicas, en favor de la Iglesia perseguida ad intra y ad extra y para el alivio de todos los cristianos que sufren toda forma de persecución.

 

Santa Teresa de Ávila reconoció en San José al protector de todas las circunstancias de la vida: "A otros parece les dio el Señor gracia para socorrer en una necesidad; a este glorioso Santo tengo experiencia que socorre en todas"(5).Más recientemente, San Juan Pablo II reiteró que la figura de San José adquiere "una renovada actualidad para la Iglesia de nuestro tiempo, en relación con el nuevo milenio cristiano".(6)

 

Con el fin de reafirmar la universalidad del patrocinio de la Iglesia por parte de San José, además de las ocasiones mencionadas, la Penitenciaría Apostólica concede una indulgencia plenaria a los fieles que recen cualquier oración o acto de piedad legítimamente aprobado en honor de San José, por ejemplo "A ti", oh bienaventurado José", especialmente el 19 de marzo y el 1 de mayo, fiesta de la Sagrada Familia de Jesús, María y José, el domingo de San José (según la tradición bizantina), el 19 de cada mes y cada miércoles, día dedicado a la memoria del Santo según la tradición latina.

15 formas de recibir indulgencia en el Año de San José

Estas son las 15 formas de recibir indulgencia en el Año de San José que recoge la Penitenciaria Apostólica y publica Aciprensa:

  1. Participa en un retiro espiritual durante al menos un día que incluya una meditación sobre San José.
  2. Pide en oración la intercesión de San José para que los desempleados puedan encontrar un trabajo digno.
  3. Recita las Letanías de San José por los cristianos perseguidos. Los católicos bizantinos tienen la opción de recitar un Akathist para San José.
  4. Encomienda el trabajo y las actividades diarias a la protección de San José Obrero.
  5. Sigue el ejemplo de San José y realiza una obra de misericordia corporal como dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, dar posada al peregrino, visitar a los presos y los enfermos y enterrar a los difuntos.
  6. Realiza una de las obras espirituales de misericordia, como consolar al triste, dar buen consejo al que lo necesita, enseñar al que no sabe, corregir al que se equivoca, sufrir con paciencia los defectos del prójimo, perdonar al que nos ofende y rezar por los vivos y los difuntos.
  7. Reza el Rosario con tu familia para que “todas las familias cristianas se sientan estimuladas a recrear el mismo ambiente de íntima comunión, amor y oración que había en la Sagrada Familia”.
  8. Las parejas comprometidas también pueden recibir una indulgencia al rezar el Rosario juntos.
  9. Medita al menos 30 minutos al rezar el Padre Nuestro, pues San José “nos invita a redescubrir nuestra relación filial con el Padre, a renovar la fidelidad a la oración, a escuchar y corresponder con profundo discernimiento a la voluntad de Dios”.
  10. Reza una oración aprobada a San José el domingo de San José, que es el domingo después de Navidad en la tradición católica bizantina.
  11. Celebra la fiesta de San José el 19 de marzo realizando un acto de piedad en honor a San José.
  12. Reza una oración aprobada a San José el día 19 de cualquier mes.
  13. Honra a San José realizando un acto de piedad o rezando una oración aprobada cualquier miércoles, el día tradicionalmente dedicado a San José.
  14. Reza a San José en la Fiesta de la Sagrada Familia celebrada el 27 de diciembre.
  15. Celebra la fiesta de San José Obrero el 1 de mayo realizando un acto de piedad u ofreciendo tu oración.


Convocatoria del Papa Francisco

Padre Juan

Queridos feligreses de NS. de La Merced. Este IV Domingo de Cuaresma es el segundo que habéis tenido la Misa por televisión.

 

Esta mañana he podido celebrar la Eucaristía en privado por todos vosotros, especialmente por los que estáis enfermos y los familiares difuntos. En el momento de la Comunión he rezado en nombre vuestro la comunión espiritual que rezamos cada domingo.


Esta mañana el papa Francisco ha convocado a todos los cristianos del mundo a rezar unidos y a la vez el Padrenuestro. En dos momentos: El día 25, Fiesta de la Encarnación del Verbo a las 12:00 y también el Viernes 27 a las 18:00.

 

En esta ocasión no es un bulo ni una fake news. Sino una llamada del papa que vuestro párroco quiere secundar, con toda nuestra querida parroquia. Quiero convocaros esos días y a esas horas, para que con espíritu de obediencia a Dios y a la Iglesia, en comunión con todos los hijos de Dios repartidos por el mundo, nuestra parroquia aporte su granito de arena.

 

Cada uno desde su sitio, imitando el "Hágase" de la Inmaculada, bajo cuyo amparo seguimos todos rezando.

Un abrazo a cada uno y mi bendición sacerdotal.


Palabras del Papa Francisco

"En estos días de prueba, mientras la humanidad tiembla con la amenaza de la pandemia, me gustaría proponer a todos los cristianos que unan sus voces al Cielo.

 

Invito a todos los jefes de las iglesias y a los líderes de todas las comunidades cristianas, junto con todos los cristianos de las diversas confesiones, a invocar al Dios Altísimo y Todopoderoso, recitando simultáneamente la oración que Jesús Nuestro Señor nos ha enseñado. Invito a todos a hacerlo varias veces al día, pero, todos juntos, a recitar el Padre Nuestro el próximo miércoles 25 de marzo al mediodía, todos juntos.

 

En el día en que muchos cristianos recuerden el anuncio a la Virgen María de la Encarnación de la Verbo, que el Señor escuche la oración unánime de todos sus discípulos que se preparan para celebrar la victoria de Cristo resucitado.

 

Con esta misma intención, el próximo viernes 27 de marzo, a las 6 de la tarde, presidiré un momento de oración en el sagrato de la Basílica de San Pedro, con la plaza vacía. Invito a todos a participar espiritualmente a través de los medios de comunicación. Escucharemos la Palabra de Dios, elevaremos nuestra súplica, adoraremos el Santísimo Sacramento, con el que al final daré la Bendición Urbi et Orbi, a la que se adjuntará la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria".

 

Papa Francisco. Domingo 22 de marzo 2020

El Vaticano ha informado posteriormente de que esta oración podrá seguirse por los medios de comunicación vaticanos.